Sistemática vegetal

Justificación:

Los nuevos retos que enfrentan los países para la producción de alimentos y materias  primas de origen vegetal y animal para el abastecimiento de la cuantiosa y creciente población mundial, amerita de una eficiente y constante innovación de sus procesos que avancen en paralelo a las demandas exigidas en la actualidad con proyección al futuro. Uno de los elementos de ese proceso es la formación de profesionales que garanticen el desarrollo científico y productivo, en nuestro caso, en el campo agropecuario y más específicamente en el conocimiento y uso de las plantas.

 

La sistemática o taxonomía vegetal estudia la diversidad de las plantas, así como su identificación, nomenclatura, clasificación y evolución. Por esta razón, representa una herramienta de gran importancia para entender y derivar hipótesis en otras disciplinas botánicas. Las competencias que persigue desarrollar la sistemática vegeta como ciencia, podrían resumirse de la siguiente manera: inventariar la flora del mundo, proporcionar un método para la identificación de las plantas; producir un sistema de clasificación coherente y universal, demostrar las implicaciones evolutivas de la diversidad vegetal y proporcionar un nombre científico único para cada grupo de plantas, tanto vivientes como fósiles, por medio de la nomenclatura.

 

La mayoría de los países tropicales, entre los cuales se encuentra Venezuela, poseen una gran diversidad biológica y una riquísima flora que dista mucho de ser conocida. Esto en cierta medida, ha creado conciencia en las autoridades gubernamentales para destinar recursos financieros a estos estudios y por la obligación que tienen de contribuir al cumplimiento de los tratados sobre estrategias globales de conservación de recursos que se han firmado en el mundo.

 

Se persigue en esta unidad curricular de sistemática vegetal, que el participante genere conocimientos relacionados con los distintos enfoques contemporáneos de la sistemática y su vinculación con el campo de las ciencias agrarias, así como que profundice su preparación en aspectos correspondientes con los principios teóricos y prácticos de la sistemática de los principales grupos de interés agrícola.

 

La estructuración de los contenidos presentados en la unidad curricular persigue que los estudiantes dominen principalmente la competencia de productor agrícola, siendo la planta el eje de la misma. Los indicadores seleccionados permiten consolidar esta competencia a través de herramientas cognitivas, procedimentales y actitudinales. Los alumnos deben describir morfológicamente a la planta, mediante la comparación de las estructuras de los diferentes órganos vegetativos y reproductivos de la misma, y con el uso de las claves taxonómicas identificar y clasificar las plantas de interés, alcanzando con ello la integración del conocimiento.

 

 

En la aplicación de indicadores complementarios, como el utilizar las TIC’s para la autogestión del aprendizaje, los cursantes deben demostrar actitudes responsables ante su uso como herramienta para producir conocimiento. A través de la asignación de un trabajo especial contemplado dentro del plan de evaluación, los estudiantes integran y ponen en práctica todos los conocimientos adquiridos, coordinando con sus compañeros para alcanzar los objetivos propuestos, uniendo esfuerzos y voluntades, y demostrando habilidad comunicativa y liderazgo, pero respetando las ideas de los demás.